HERNIAS DE LA PARED ABDOMINAL: volver volver

· Concepto o definición de hernia:

Tumor blando, elástico, sin cambio de color en la piel producido por la dislocación y salida total o parcial de una víscera u otra parte blanda fuera de la cavidad en que se halla ordinariamente encerrada.

Dicho de otra forma corresponde a la protrusión de vísceras a través de un defecto en la pared abdominal, las que van contenidas dentro de un saco herniario formado por peritoneo. Este protruye a través de un anillo herniario.

En el interior de la hernia se pueden ubicar estructuras tales como segmentos de intestino, epiplón, vejiga, ovario. El defecto de la pared puede ser adquirido o congénito para que exista una hernia debe haber: un defecto de la pared, un anillo, un saco y un contenido dentro de este.

Las hernias según su ubicación se clasifican en:

· Inguinales:
Ubicadas en la zona inguinal, pudiendo ser el trayecto
  de protrusión el canal inguinal.

· Crural o Femoral:
Las que protruyen a través del anillo crural.

· Ventrales: 
Son aquellas que ocurren en la pared abdominal que no
  corresponde a la ingle.

· Umbilicales:
 Ubicadas en el ombligo.

· Incisionales:
Que aparecen en relación a la cicatriz de una
  laparotomía u operación anterior.
 

· Epigátrica: Aparece en la línea blanca entre el ombligo y el
  xifoídes.

Otras localizaciones menos frecuentes:
 volver volver

Lumbares, de Spiegel etc. Fuera de las hernias previamente mencio-nadas de la pared abdominal hay hernias internas, todas ellas relativamente infrecuentes en las cuales el intestino entra a una abertura congénita o adquirida. Se acepta que en general las hernias son casi 5 veces más frecuentes en los varones que en las mujeres y en población adulta masculina tiene una prevalencia global de alrededor del 5%. La hernia más frecuente en ambos sexos es la hernia inguinal. Las hernias crurales son más frecuentes en mujeres que en varones.

FACTORES ETIOLÓGICOS:
volver volver

Aún se menciona frecuentemente la asociación entre traumatismos o fuerzas y la aparición de hernias, esto no es claro y la mayoría de los autores está de acuerdo en que existiría en todas ellas un trastorno congénito de menor resistencia de los tejidos, o ausencia de algunos haces musculares. Incluso se ha sugerido que hayan alteraciones físico-químicas del colágeno que pudieran estar relacionadas con la aparición de las hernias. Es importante recalcar que el aumento de la presión intraabdominal es un factor predisponente presente con relativa frecuencia, por eso que tos crónica, síntomas de uropatía obstructiva baja o de obstrucción mecánica digestiva pueden asociarse a su aparición. Otros factores causales son la cirrosis hepática con ascitis así como el crecimiento uterino durante el embarazo, ambas patologías que aumentan la presión intraabdominal.

SÍNTOMAS: volver volver

Con frecuencia las hernias son asintomáticas y se descubren en forma accidental en un examen físico de rutina. La hernia reductible no produce síntomas importantes salvo dolor que coincide con los episodios en los cuales la hernia está con su contenido. En general al reducirse el contenido el dolor cede. Aquellas hernias no reductibles pueden ser particularmente sensibles en especial cuando hay compromiso vascular. En esta situación se observa además cambios de la coloración de la piel, que aparecen tardíamente. Estas hernias no constituyen mayor problema diagnóstico.

Las complicaciones más frecuentes de las hernias son la encarceración y la estrangulación del saco herniario. Esta última puede ser particular-mente grave y llevar a compromiso isquémico de un asa de intestino con perforación, peritonitis, sepsis y muerte. Es por eso que estas dos situaciones constituyen una indicación quirúrgica urgente.

El tratamiento de las hernias es quirúrgico, ya que una vez que apare-cen no regresan ni disminuyen de tamaño espontáneamente, sino solamente crecen. Por ello se recomienda la reparación quirúrgica electiva en hernias de tamaño relativamente chico. La reparación de hernias voluminosas se acompaña de una tasa significativamente más alta de recidiva ya que se trabaja con tejidos muy debilitados.

Cuando los tejidos están muy debilitados o las hernias son muy grandes y no pueden ser reparados con tejido propio, porque no alcanza a cerrarse el defecto se usan elementos protésicos, autólogos (fascia lata o duramadre), o prótesis sintéticas de prolene o marlex.


· Reparación de Hernia  Inguinal 1:


Incisión de la aponeurosis del músculo oblicuo externo siguiendo la dirección de las fibras, a 1 cm. del ligamento inguinal. Identificación y separación del nervio abdominogenital.

· Reparación de Hernia  Inguinal 2:


Colocación de puntos a través del ligamento de Cooper o la banda ileopúbica, cruzando la fascia lateral. Colocación de la sutura de transición cerca de los vasos femorales. Colocación de las suturas laterales a través del tendón conjunto y de la fascia lateral

· Reparación de Hernia  Inguinal 3:

Colocación del cordón y del nervio abdominogenital en el conducto inguinal. Cierre a la aponeurosis del oblicuo externo con puntos simples Aspecto final después de la reparación de la pared.

· Reparación de Hernia  Inguinal 4:

Cierre de la incisión con puntos simples y la piel con grapas. volver volver