Helicobacter Pylori: volver volver

El Helicobacter Pylori es una bacteria que vive en el agua contaminada y de aqui se propaga a la tierra, alimentos etc. y se disemina a la población general. Tiene un gran reservorio natural que es el mismo individuo infectado, que en la mayoría de los casos no tiene síntomas y permanece años y a veces toda su vida expulsando Helicobacter en las heces fecales El individuo infectado con sus heces o manos contaminadas pasa la bacteria a los alimentos, agua u objetos que toca y de aquí se propagarán a otros individuos. No se transmite por vía sexual.

Si Ud. tiene síntomas y a la impresión del gastroenterólogo estos son importantes lo mejor es  realizar una videoendoscopia digestiva en la cual se toman biopsias de las paredes gástricas para buscar el H. Pylori en el microscopio y se observa el daño que la bacteria ha causado. Recuerde que la presencia de la bacteria por un test de sangre o heces no informa  el daño producido que pudiera ser gastritis, úlcera o cambios celulares en la pared gástrica que pueden ser condiciones precancerosas como (metaplasia intestinal incompleta, displasia) o cáncer.

La bacteria Helicobater Pylori no es una bacteria inofensiva y produce gastritis en el 100% de las personas que están infectadas no se justifica la búsqueda en personas asintomáticas un porcentaje pequeño de pacientes con H. Pílori tendrá úlcera duodenal o gástrica y un grupo aún menor desarrollarán con el tiempo cambios celulares en las paredes del estómago que los llevará al cáncer, se ha clasificado además como carcinógeno tipo I.

Como resultado de su interferencia con la secreción de ácido por el estómago, esta bacteria es capaz de generar deficiencias en la absorción de nutrientes que pueden comprometer el estado nutricional de los individuos afectados y vincularse con la aparición de manifestaciones carenciales o con el agente causal de enfermedades crónicas se ha descubierto que hay cepas o miembros de estas familias que tienen mayor capacidad inflamatoria para producir úlceras y daño mucoso a la pared que crónicamente pueda influir en cáncer, en otras palabras hay cepas de H. Pylori mas dañinas que otras así como también hay organismos o seres humanos mas resistentes a una infección o que reaccionamos mejor ante una infección por tener un diferente estado de inmunidad, hay que explicar que el desarrollo del cáncer de estómago es multifactorial, que la bacteria H. Pylori es un contribuyente mas a un grupo de agentes o causas que llevan al detonante final del cáncer.

La presencia de gastritis y de úlcera o cáncer se sospecha clínicamente y se la confirma con una endoscopia digestiva que ha demostrado ser el mejor método de diagnóstico pues permite tomar biopsias de las áreas patológicas encontradas, detectar lesiones de pocos milímetros, irritaciones superficiales y muy pequeñas que no se observan con otros métodos como las radiografías.

Helicobacter Pylori:



Ulceras Gástricas y Duodenales:

El H. pylori se encuentra en el 85 al 100% de los pacientes con úlcera duodenal, así como en el 70 al 90% de los que presentan úlceras gástricas. La recurrencia de estos dos tipos de úlcera disminuye significativamente tras la erradicación de la bacteria con el tratamiento adecuado.