COLELITIASIS: volver volver

La vesícula biliar, está ubicada debajo del hígado al lado derecho del abdomen, su principal función es almacenar y concentrar la bilis, que ha sido producida en el hígado, el conducto cístico y el conducto biliar común.

El término de colelitiasis implica la existencia de cálculos al interior de la vesícula biliar. Este problema puede afectar una quinta parte de las personas mayores de 40 años. La mayoría de las personas afectadas refieren malestar abdominal localizado, eructos e intolerancia a ciertas comidas sobre todo aquellas denominadas colecistoquinergicas. Algunos pacientes, no obstante, pueden estar libres de síntomas y transcurrir así por toda la vida, siendo en ocasiones el diagnóstico de colelitiasis un hallazgo anatomo-patológico cuando se realiza una Necropsia.
 

La mayoría de los cálculos biliares están compuestos principalmente por colesterol (75%). El resto lo están de pigmento. Afecta a adultos de ambos sexos pero es más común en las mujeres donde se plantean varias teorías (multiparidad, trastornos hormonales entre otros).

Cuando ocurren crisis de dolor e inflamación (llamadas colecistitis) es adecuado iniciar tratamiento bajo supervisión médica. La extirpación de la vesícula mediante cirugía es recomendable cuando los síntomas se vuelven inmanejables.

DIAGNÓSTICO:
volver volver

El examen ideal para diagnosticar  la existencia de cálculos al interior de la vesícula biliar es la ecografía del hígado y de las vías biliares, ha de señalarse que estos cálculos pueden estar limitados al interior de la vesícula como también en otras localizaciones como por ejemplo al interior del Coledoco (coledocolitiasis). En los casos asintomáticos, habitualmente en el cuadro hemático no existen variaciones que hagan sospechar el diagnóstico, sin embargo en cuadros de colecistitis (cuando se agrega una infección al área inflamada) hay una significa-tiva elevación de los leucocitos, si ha ocurrido una obstrucción al drenaje de la bilis, donde el cálculo ha obstruido la salida de esta, se elevan las bilirrubinas y la fosfatasa alcalina, sigue siendo la ecografía el examen ideal para el diagnóstico de esta complicación.
 

La presencia de cálculos en la vesícula, generalmente no produce síntomas, pero cuando la vesícula intenta expulsarlos se pueden presentar manifestaciones que van desde una molestia vaga en la parte derecha superior del abdomen, hasta dolores de tipo cólico que se pueden irradiar hacia el hombro derecho o la escápula (omóplato), especialmente si la persona ha comido alimentos ricos en proteínas y grasas; si el proceso de inflamación de la vesícula es agudo puede haber náuseas, vómitos, fiebre y sensación de masa en el área dolorosa del abdomen lo que requiere de un tratamiento quirúrgico de carácter urgente.

 

Existen elementos importantes que consideramos
       deben conocer nuestros pacientes:
volver volver

· Que la Colelitiasis es una enfermedad que condiciona la aparición de piedras al interior de la vesícula biliar.

· Que debe operarse aún cuando se encuentre asintomático, esto evitará en todos los casos las complicaciones que suelen presen-tarse como por ejemplo la Colecistitis Aguda, otros problemas aunque más raros es el ponerse amarillo.

· Los cálculos ocasionan Obstrucción del conducto cístico produ-ciendo dolor abdominal agudo, severo (cólico biliar). Infección e inflamación de la vesícula biliar (Colecistitis aguda), bloqueo de los conductos que llegan al duodeno.

· De los tratamientos que se dispone en la actualidad es la Cirugía el único verdaderamente definitivo y absolutamente curativo.

· La operación consiste en la extirpación de la vesícula biliar esta puede realizarse por vía abierta o por Videolaparoscopía en esta última la operación consiste en introducir a la cavidad abdominal tubos cortos y delgados llamados trocares utilizándose pequeñas incisiones inferiores a un centímetro, a través de estos trocares el cirujano inserta instrumentos largos y angostos que le permiten manipular, cortar y coser los tejidos, previamente se introduce por uno de estos trocares una cantidad de un gas (bióxido de carbono) que permite despegar la cavidad abdominal elevando la pared y abriendo espacio para que el cirujano pueda trabajar, una camara insertada por uno de estos trocares, conectada a un monitor de video permite al cirujano observar el contenido abdominal.

 


· El tipo de anestesia es la general.

· En casos seleccionados esta cirugía se realiza por vía abierta, también llamada convencional.

· La mayoría de los pacientes sometidos a una cirugía laparos-cópica, se van a la casa al día siguiente de la cirugía permitiéndole reanudar su dieta y actividad laboral, muchos más rápido que en la cirugía convencional.

· No está exenta de complicaciones puede señalarse que en oca-siones pueden presentarse infecciones de los sitios de abordaje que se soluciona rápidamente, el sangrado se presenta en menos del 1% de los pacientes, las lesiones de coledoco en menos del 0,5%.