<<volver

Destacan los múltiples beneficios de salud de la dieta con baja acidez

Crece evidencia en su favor:

Esta alimentación combate el reflujo y protege contra la osteoporosis. La acidez y el reflujo no vienen de la nada. Ni tampoco hay que pensar que el estómago es el único responsable de producir mucho ácido. Lo que sucede es que hay varios alimentos que elevan la acidez gástrica, por lo que evitarlos puede ayudar a que la persona se sienta bien.

Esto es lo que plantean los defensores de la dieta baja en ácido, un concepto que ha ganado la atención del mundo médico últimamente, debido a la creciente evidencia en su favor. Esto se traduce en comer más vegetales y sólo algunas frutas, al tiempo que se reducen las carnes y los alimentos procesados.

La doctora Jamie Koufman, quien se especializa en trastornos de la voz y reflujo, promueve esta dieta en su libro "Dropping acid: the reflux diet cookbook & cure". De esta manera, en lugar de tomar medicamentos para neutralizar la acidez, lo que se busca es aportar alimentos que no son ácidos para reducir o eliminar el reflujo. De paso, se protegen los huesos contra la osteoporosis, ya que el ácido roba el calcio de los huesos.


Datos útiles

Una de las primeras reglas es evitar los alimentos con mucha grasa, como las carnes animales y los lácteos altos en grasa, "porque hacen más lento el tránsito digestivo, la comida permanece más tiempo en el estómago y esto facilita el reflujo", dice la nutricionista María Cecilia Benavides, de clínica Indisa.

También hay que evitar los alimentos procesados y las gaseosas, que son muy ácidas.
Para las personas que no responden bien a los medicamentos, la doctora Koufman recomienda un período de inducción de dos semanas con esta dieta. La persona no debe comer frutas, excepto melón y plátano, así como nada de tomate ni cebolla, aunque sí puede comer los demás vegetales, granos integrales, así como pescado y aves sin piel. La avena y el brócoli también son muy recomendables.

Otros alimentos que se deben evitar son: café, chocolate, frituras, alcohol y pastillas de menta. En algunos pacientes puede andar bien evitar el ajo, las nueces, el pepino y los platos muy especiados. Para quienes no tienen un reflujo severo, la doctora Koufman sugiere mantener el consumo de manzanas, frambuesas y yogur.
"Asimismo, comer dos o tres horas antes de acostarse es importante", concluye Benavides.


<<volver